Gestión de equipos

Hoy tenemos el placer de adentrarnos en el fascinante mundo del liderazgo y la gestión de equipos a través de la perspectiva única de Zacarías Romero, un profesional cuya trayectoria es un verdadero testimonio de adaptación, innovación y pasión por el desarrollo humano en el ámbito empresarial. Desde sus inicios en el sector turístico hasta convertirse en un referente en la formación y consultoría de empresas, Zacarías nos guiará por su viaje, revelando las claves de su éxito y su visión sobre el futuro de la gestión de equipos y el liderazgo en el dinámico entorno comercial de hoy.

Gestión de Equipos

Para empezar, ¿podrías contarnos un poco sobre tu trayectoria profesional y cómo llegaste a donde estás hoy?

Comencé estudiando turismo, pero me di cuenta que era un campo que no me atraía, siguiendo mi instinto y haciendo caso a los que pensaba que eran mis talentos, me reciclé al mundo comercial, al mundo de la empresa. Sin darme cuenta en mi primer trabajo, comercial en un periódico universitario de Salamanca, me pusieron con la gestión de equipos. Esto marcó un antes y un después, ya que no sólo vendía y me gustaba vender, sino que la empresa reconocía mi trabajo, mis resultados y me encomendó la dirección de todo el equipo comercial.

A partir de aquí todo fue rodado ya que trabajaba en lo que me apasionaba y además podía trasmitírselo a mis equipos. Del periódico pasé a ser jefe de una plataforma de telemarketing con 30 personas a mi cargo, luego me contrató Opening English School, como responsable comercial de la zona sur de España, tras esto empecé a trabajar en Carglass, luego Vitaldent, Sanitas, con la gestión de equipos de más de 100 personas y ahora soy formador y consultor de empresas.

Analizando mí trayectoria profesional creo que he llegado a donde estoy por varios motivos: darme cuenta de cuales eran mis talentos, lo que me apasionaba, y dedicarme a ello, ya que no todo el mundo valemos para todo. Otros factores han sido la constancia, el compromiso con las empresas y mis equipos, la formación continua, seguir formándome siempre, trasmitir emoción, es decir, hacer gala de una comunicación efectiva  y la innovación y mejora continua.

¿Qué te atrajo inicialmente hacia el sector en el que trabajas?

Hay que unir lo que eres y lo que te gusta, con lo que haces, esta fue mi premisa. Me gustaba relacionarme con gente, comunicarme con los demás, vender, negociar, tengo tolerancia a la frustración y al estrés. Recuerdo que cuando era pequeño solía ser el líder de los amigos del barrio, el que proponía juegos y actividades y ellos me seguían. Siendo más mayor, ya en la carrera tb me solía seguir la gente y esto era algo innato.

Con todo lo anterior estaba convencido, y así fue, que quería trabajar como director comercial y gestión de equipos de venta, que es lo que he hecho siempre, además esto implica dotes de formador, un área que me encanta y a la que me dedico en estos momentos.

Como profesional con experiencia en el liderazgo de equipos, ¿Has visto una evolución en el sector?

El sector ha evolucionado muchísimo, hemos pasado del líder coercitivo y dictatorial, el de “Aquí mando yo”, al líder Coach, un líder que tiene en cuenta los aspectos cognitivos y emocionales de las personas. El liderazgo actual deja pensar y desarrollarse a los trabajadores y además les permite equivocarse, ya que la cultura del error se basa en que se aprende equivocándose, algo que antes era impensable y te podía costar el puesto de trabajo.

El líder actual ha pasado de jefe a compañero que guía y ayuda a su equipo a conseguir los resultados, echándose el primero al barro y dando ejemplo. Por último añadiría un detalle muy importante en la evolución del liderazgo, antes el líder era el que se ponía las medallas y el que aparecía en la foto, hoy el líder es un solucionador de problemas y pasa a un segundo plano en favor de sus equipos, podríamos decir que es el entrenador, no el que mete los goles.

¿Cuáles crees que han sido los principales puntos del cambio y la innovación en tu sector?

Hemos pasado de una estructura jerárquica vertical a una horizontal, donde se promueve que el trabajador proponga mejoras a la empresa, que por otro lado es la persona que más conoce sobre ella, ya que está en el campo de batalla constantemente.

Antiguamente el trabajador era un número y se dirigía basándose en la cuenta de resultado, no en las personas, hoy en día han surgido teorías como: “No se puede ser buen líder sin ser buena persona” y la cultura de la felicidad en el trabajo.

En cuanto a la innovación, son muchos los factores tecnológicos que interactúan en los equipos, algunos de ellos son los CRM, la formación en aspectos técnicos como el seguimiento por Kpis o cuadros de mando, y otros de tinte emocional como el coaching y la PNL.

¿Has observado alguna tendencia emergente o tecnología disruptiva que esté impactando significativamente en tu sector?

Principalmente la comunicación constante y al momento que nos brindan la nuevas tecnologías, que te permite por ejemplo reunirte con tus equipos a miles de km de distancia via Teams, en tiempo real. Seguimiento de las personas de los equipos vía gps, todo esto hace que el flujo de comunicación e información sea constante y rápido, lo que ayuda a tomar mejores decisiones.

En mi libro de Liderazgo y Gestión de Equipos Imperfectos hablo del “Circulo de Calidad para Equipos de Alto Rendimiento”:

Gestión de Equipos

Todos los factores de este círculo son los que crean un orden colaborativo en el que cada miembro aproveche su talento y pueda aportar de forma útil y activa a la meta, en una estructura plana, sin jerarquías obsoletas, con espacios creativos libres de miedo, en los cuales podamos adaptarnos a entornos cambiantes, saturados de competencia y donde hay que ser rápido, flexible y ágil.

¿Cuáles son las principales cualidades que tiene que tener un líder?

Obviamente podría describir muchas, pero las más importantes son: empatía para ponerse en lugar de los demás, resiliencia: tolerancia a la frustración y al estrés, ser una persona analítica y reflexiva, ser justo,  tener un buen nivel de comunicación intrapersonal e interpersonal, y que te gusten las personas, relacionarte con ellas, conocerlas.

¿Cómo visualizas el futuro de tu sector en los próximos años?

Un mundo totalmente tecnológico, donde la comunicación con los clientes y equipos será eminentemente virtual y donde habrá menos personas en el campo de las ventas. Tendremos información detallada y pormenorizada de cada cliente y cuenta, para adaptarnos 100% a sus necesidades. En todo esto también tendrá un papel preponderante la inteligencia artificial., aunque seguirán haciendo falta equipos y  buenos lideres para gestionar todos estos cambios.

¿Cuál crees que ha sido tu contribución más significativa al sector hasta ahora?

A parte de los buenos resultados empresariales obtenidos en empresas como Carglass, Vitaldent y Sanitas, y las personas con las que he trabajado, la publicación de mis dos libros; el primero de Neuroventas “El Método NOE” (Neuroventa Orientada a la Emoción), y el segundo de Liderazgo “Liderazgo y Gestión de Equipos Imperfectos”. Ambos libros recogen toda mi experiencia, estudios e investigaciones en el campo de las ventas y la dirección de equipos.

¿Hay algún proyecto o logro del que te sientas particularmente orgulloso en tu carrera hasta la fecha?

Me viene a la mente un premio que nos dieron en la empresa Carglass, cuando era Responsable Comercial de la zona sur de España. Recuerdo que cuando empecé a trabajar allí la empresa estaba bajo mínimos, todo era un poco caos, tuve que cambiar a medio equipo comercial y empezar de cero, pero a los dos años nos dieron el premio a la mejor zona de España y al mejor equipo comercial. El esfuerzo mereció la pena.

¿Cómo te mantienes actualizado y al tanto de las tendencias y novedades en tu sector?

Para mi es esencial la mejora continua, hay que seguir formándose siempre con cursos, seminarios, libros, congresos, charlas. También sigo muchos autores vía internet , sus arícalos y proyectos.

A aquellos estudiantes de UNIDEMA que estén considerando o ya estén encaminados hacia este sector, ¿qué consejos les ofrecerías para prepararse mejor para los desafíos y oportunidades que puedan encontrar?

El primero es que no sólo se formen a nivel teórico con una carrera, máster, esto está bien, pero son muy importantes los aspectos psicológicos y emocionales de las personas, les recomendaría formaciones de coaching de equipos, psicología positiva, inteligencia emocional y PNL, al fin y al cabo trabajamos con personas, no con cosas, por lo tanto es vital conocer cómo funciona el cerebro de las personas, sus emociones, estímulos, etc.

Otro factor fundamental es que prediquen con el ejemplo, no podemos pedir a los equipos que hagan cosas que nosotros no sabemos o no queremos hacer. También diría que hay que ser justo, no hay nada más injusto que el tratamiento igual de los desiguales, es decir,  siempre guiarse por la meritocracia y no por simpatías personales o adulaciones. Por último y ya que vivimos en el cambio constante y continuo “La Teoría del Caos”, es fundamental tener la menta abierta y ser muy, muy flexible, estar preparado para cualquier escenario.

12. ¿Hay algún recurso, libro o curso que recomendarías a nuestros estudiantes que deseen aprender más sobre tu sector?

Yo les recomendaría mi libro sobre Neuroventas “El Método NOE”, este libro nos habla de cómo funciona el cerebro de las personas y cómo responden a los estímulos externos. También habla de la comunicación profunda, un factor esencial en nuestro sector, y además tiene técnicas de venta de alto impacto emocional.

En esta entrevista, Zacarías Romero nos ha compartido su viaje personal y profesional, mostrando cómo pasó de sus inicios hasta liderar equipos y consultoría empresarial. A través de sus historias, hemos aprendido sobre la importancia de la innovación, la empatía y la adaptabilidad en el trabajo. Zacarías ha impactado en varias empresas y, con sus libros, sigue inspirando a futuros líderes. Su experiencia nos enseña que ser un buen líder va más allá de los resultados, es sobre motivar y guiar a otros hacia metas comunes.