Unidema News os traemos esta curiosa historia de @OmarBS_, esperamos disfrutéis de ella.

— por  @OmarBS_ en colaboración con News.

Muchas veces, pequeñas acciones desembocan grandes catástrofes, como una gran guerra o la desintegración de un país.

Un ejemplo claro es la patada de Zvonimir Boban. Un suceso en un partido de fútbol que terminó con la disolución de un país.

Pero ¿REALMENTE FUE ASÍ?

Nos situamos en Mayo de 1990, cuando Yugoslavia era un polvorín.

El viejo control del Partido Comunista sobre sus distintos territorios, se mantuvo férreamente por obra del Mariscal Tito.

Pero, a su muerte (1980), todo se descontroló, surgiendo un fuerte nacionalismo.

Nacionalismos, todo sea dicho, fomentados y financiados por las potencias occidentales capitalistas interesadas en prender cualquier mecha interna.

Yugoslavia era un país socialista compuesto por 6 repúblicas, 5 naciones, 4 idiomas, 2 alfabetos y 4 religiones.

Muy diverso.

El presidente, Slobodan Milosevic, serbio, pretendía mantener la estabilidad bajo el control de Serbia, pero la situación se deterioraba cada día.

Croacia y Eslovenia se jactaban de mantener económicamente al resto de las repúblicas, lo que fue alimentando más las diferencias.

También está el caso de la victoria de los yugoslavos en Eurovisión de 1989.

El concurso designó a Zagreb como sede, ya que un grupo croata resultó ser el vencedor de la edición anterior.

Serbia lo tomó como un grave ofensa, lo que alimentó más las tensiones.

El 13 mayo de 1990, se enfrentaron dos de los clubes más potentes de la liga yugoslava, el Estrella Roja de Belgrado (Serbio) y el Dinamo de Zagreb (Croata).

Este partido solo podía leerse en clave nacionalista, con cada equipo enarbolando la bandera de su nación.

Todo esto coincidió con la mejor generación de jugadores yugoslavos de la historia, que asombró al mundo ganando el Mundial Juvenil de Chile en 1987.

Lo que generó gran revuelo, porque muchas de esas nacientes estrellas estaban presentes en aquel partido.

El duelo se llevó a cabo en el estadio Maksimir de Zagreb, capital Croata.

Los Delije (Ultras serbios del Estrella Roja) se arremolinaron desde temprano en las estaciones de tren para trasladarse a presenciar el partido.

¡¡Venimos a matar a Tujdam!!

¡¡Zagreb es Serbia!!

Abro paréntesis, para decir que de echo la hinchada del Estrella estaba dirigida por Zelijko Raznatovic.

Arkan – como popularmente se le conoce – posteriormente se convertiría en un líder militar serbio acusado de numerosos crímenes de guerra.

Cierro paréntesis.

Por su parte, los Bad Blue Boys (nombre como se conoce hasta nuestros días a los ultras croatas del Dinamo) abarrotaban las gradas del Maksimir portando banderas Croatas y gritando consignas independentistas.

¡¡Somos Zagreb, somos superiores!!

En el estadio, las hostilidades ya habían iniciado en las gradas: volaban butacas, bengalas encendidas, mientras varias banderas serbias y croatas ardían en llamas.

Los jugadores, que ya estaban listos para comenzar el encuentro, sólo miraban las trifulcas desde el campo.

Sorprendidos de tanta pasividad, los jugadores empezaron a recriminar el poco actuar de la policía, entre ellos Zvonimir Boban, jugador del Dinamo, quien exigía que se hiciera algo.

Sólo cuando vieron que ambos bandos comenzaban a juntarse, los agentes comenzaron a actuar.

Fue entonces cuando Zvonimir, perplejo por los acontecimientos, comenzó a retirarse animado por un compañero.

De pronto, un aficionado croata pasó despavorido frente a él, estaba siendo perseguido por un policía, quien le dio alcance y trató de controlarlo a toletazos.

Y es cuando, se observa a Boban propinándole una brutal patada al policía en defensa a su compatriota.

«Ahí estaba yo, un personaje público dispuesto a sacrificar su vida, su carrera y toda la fama que pude haber creado, todo por un ideal, una causa: la causa Croata«. 

Entre aquella batalla campal, saldada con más de 300 heridos, Boban reforzaría el sentimiento patriótico y se ganaría el cariño de todo el pueblo croata.

Años después se descubriría que el policía agredido – de origen bosnio – lo perdonó por el tremendo golpe.

Zvonimir – cuyo nombre significa Sonidos de la Paz – fue suspendido por la Federación de Futbol de Yugoslavia por 9 meses, siendo despreciado en Serbia.

Años más tarde fue fichado por el AC Milán y luego todos sabemos el resto de la historia.

Suele decirse que aquella patada de Boban inicio la guerra de los Balcanes, si no fue exactamente así, significó su triste prólogo.

Poco después comenzó el conflicto armado, suponiendo la perdida de Yugoslavia de su plaza para la Eurocopa de 1992, dándole su lugar a Dinamarca.

Futbolísticamente, la guerra se tradujo en un éxodo masivo de la mayor parte de los grandes jugadores que había albergado el campeonato yugoslavo.

Muchos de los ya mencionados formaron parte de los grandes clubes de Europa durante la década de los 90′.

Nunca sabremos hasta donde podría haber llegado aquella gran generación repleta de talento, ya que al disolverse la antigua Yugoslavia se vieron obligados a competir por separado en las selecciones de sus respectivos estados nacientes.

Solo queda preguntarnos como hubiera sido.

Concluyo este reporte con esta linda frase de nuestro protagonista:

«La política no debe influir en las relaciones personales. Yo nunca tuve ese problema. Siempre tuve mis ideas muy claras, pero jamás rompí una amistad por cuestiones políticas. No merecía la pena”.

Eso fue todo, si les gusto no olviden darle un MG y/o un RT para darle más difusión.

No olviden de seguirme, soy @OmarBS_, subiendo cosas relacionadas al fútbol con historia.

Aprovecho para dejarle mis demás hilos: twitter.com/i/events/14110…

❤️Cuídense mucho ¡ABRAZO DE GOL

• • •

Puedes ver la historia original en el hilo de y seguirlo @OmarBS_ si quieres leer más historias futbolísticas curiosas. 

Puedes leerlo en el siguiente enlace:

¿Te interesa aprender sobre marketing, oratoria y comunicación?

Echa un vistazo nuestro Máster en Comunicación y Oratoria

Y nuestro Doble Máster Propio en Marketing y Monetización y Máster Propio en Comunicación y Oratoria

Síguenos en:

LinkedIn: https://www.linkedin.com/school/unidema

Twitter: https://twitter.com/Unidema_

Instagram: https://www.instagram.com/_unidema/

Facebook: https://www.facebook.com/unidema

Por Editorial UNIDEMA

Editorial UNIDEMA News